LA NEGRA TOMASA …DECIMAS VERACRUZANAS


LOS DECIMEROS y SUS OBRAS

CONSTANTINO BLANCO RUIZ “LA  COSTILLA”.

LA NEGRA TOMASA

Tomé un carro colorado

con destino a Ciudad Lerdo,

era en Mayo, bien recuerdo

y se me sentó al costado

una negra de Alvarado,

en decirlo no vacilo,

según su porte y estilo

y sin ser exagerado

con un peso aproximado

de ciento cincuenta kilos.

El problema comenzó

cuando se arrancó el camión,

pues nomás de un pisotón

un dedo me lo arrancó.

Entonces me dijo yo

Costilla, creo nos bajamos,

¡Total en otro nos vamos!

mas pensé de otra manera,

voy a domar a esa fiera,

a ver a cómo tocamos .

Un poquito contrariado

le dije: ¡ya me pisó!

Tranquila me contestó:

Me tiene a mí sin cuidado,

tú de seguro has pensado

que yo he venido a cuidarte,

¿Qué esperas para bajarte?

Aquí nadie te detiene

y si algo no te conviene

a echar pulgas a otra parte.

Cuando llegó el cobrador

nos preguntó ¿a dónde van?

Ella contestó a San Juan,

un boleto por favor.

Hubiera sido mejor

que yo me hubiera quedado

pensé ya muy contrariado,.

no sé pa’ qué me embarqué,

ni modo, me equivoqué

creí que iba pa’ Alvarado.

Me tocó la ventanilla,

la que abrí de par en par,

el aire comenzó a entrar

caliente como una arcilla,

le dí un llegue en la tetilla

con el codo intencional,

Y me dijo: ¡Oye animal!

¿Qué cosa es lo que has pensado?

¿Quieres viajar acostado?

Flétate un coche especial.

Fué duro el encontronazo

que me dí con esa negra,

pensé: ¡Si fuera mi suegra

la mato de un garrotazo!

Cada vez que alzaba el brazo

a propósito yo creo,

despedía un olor tan feo

esa negra tan ladina

que cuando llegué a Salinas

me habían dado tres mareos.

Le dije: ¡Por favorcito

hágase usted para allá,

tocamos a la mitad

y usted lo ocupa todito!

Me contestó: te repito

que me dejes de chingar,

si no lo que va a pasar

a pesar que soy mujer

hago que pare el chofer

y aquí te vaya bajar.

En Alvarado compró

diez tacos de chicharrón,

de tepache un garrafón

y todo se lo ingirió.

tranquila se acomodó

cuan voluminosa es

y me oprimió de tal manera

que me impedía respirar

y tuve que continuar

con la cabeza de fuera.

Ya llegando a Platanar

quizá por tanta comida

al fin se quedó dormida

y dijo esa negra a roncar,

y la gente a comentar

el escándalo que hacía.

Uno que otro se reía,

la mayoría se asustaba .

La verdad ya no roncaba,

pitaba como un tranvía .

Cuando gritó el cobrador:

Esos de Lerdo a la puerta,

la ví con la boca abierta

y bañadita en sudor.

Reconociendo mi error

que eso por necio me pasa

me fuí derecho a mi casa

y cuando me refresqué

yo mismo me pregunté:

sería la negra Tomasa?

Anuncios

Acerca de tapanco

Un peatón que camina entre metáforas, código, sueños...convencido de que un paso, hace la diferencia al andar. Lo que nos resta de Patria, debemos defenderla! Para dejarle algo de sustancia de ella a nuestros hijos, algo de su esencia que nosotros disfrutamos un día a carcajadas...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s