SALVADOR DIAZ MIRON y la Testa Cortada…

https://i2.wp.com/www.vanguardia.com.mx/XStatic/vanguardia/images/espanol/colgados-laredo.jpg

Publica hoy «Revista Moderna.» la mascara dibujada por Ruelas del glorioso autor de «Lascas.» Como el pintor que hubiera querido alzar la figura del poeta en su propio medio, junto al mar que ha llenado su magna obra de vastas sonoridades, de cárdenas tormentas y de aurifluos plenilunios, recibiendo, de pie sobre la playa, y como un oceánico tributo, las perlas de mas extraño oriente y todos los tesoros de los galeones sumergidos, así nosotros anhelaríamos rendir mas cabal homenaje al gran poeta mexicano…

Pero en esta sección, que debe ser breve y sintética, no caben culminantes estatuas de Acrópolis. Como los antiguos, que sobre los muros marmóreos de sus temples aplicaban, titulo de ofrenda los rostros de bronce de sus dioses, así nosotros decoramos el recinto del arte con el ilustre friso de estas «Mascaras,» que son un ex-voto a la Belleza.
Evoquemos, pues, rápidamente, a nuestro pesar, los caracteres de la obra magnifica de Díaz Mirón; veamos pasar con admiración religiosa, por el azul sereno, el vuelo altísimo de sus estrofas, que parecen las victorias, las Nikés navales marmorizadas por Grecia, y que por un soberano prodigio hubieran echado a volar, en luminosa ascensión, hacia un Olimpo. Victorias animadas parecen las estrofas del poeta. Arranco a la de Samotracia de su base rostral, Ie reintegro su testa soberana y animo su ímpetu; a la Ateniense, a «Ia que desata su sandalia» y que tiene «la impaciencia del vuelo difundida en todos los pliegues de su túnica,» le restituyo su divina celeridad; a la «Aptera» le dono sus alas perdidas y sonoras, y a todas, a la Megarense, a la de Peonios, a la de Orcomenes, las suspendió redimidas y flotantes en el éter luminoso de su creación poética. La rememoración de la Grecia milagrosa se impone siempre al recorrer la obra de Diaz Miron.

Así los gestos heroicos contenidos por grave harmonía, se multiplican, y cree el lector transitar por una avenida de Olimpia o de Corinto decorada por las estatuas de los púgiles celebres y de los aurigas victoriosos. Así el énfasis de una frase hace pensar en las inscripciones lapidarias y un poema de sensual melancolía produce idéntica impresión que la Afrodita de Epidauros, velada por el himatión y con la frente llena de pensamientos. Así el «Boedromion» evoca imperiosamente las arengas de Tirteo en Lacedemonia y se antoja un resonante escudo de bronce, en cuyo umbo un poeta romano, siglos después, hubiera prendido un haz de rosas latinas. Así en algunas de sus poesías se reproduce el fenómeno que hoy asombra a Arqueólogos y estetas a la mascara de la Medusa Biadeli, cuya marmorea serenidad se crispa en un gesto trágico, merced a cierta iluminación interior. Idéntico prodigio en la forma harmoniosa y noble de una estrofa, cuya angustia revela solo el recóndito fuego de una pasión.

Después de la publicación de «Lascas,» de ese maravilloso libro cuya perfección de forma no tiene en castellano ni precedente ni continuación, el poeta ha continuado por otros senderos su gloriosa peregrinación. Tal libro no es popular, porque es una obra de arte intransigente, de altiva aristocracia y de honda sabiduría. Si le esta reservado la suerte de ser popular, será en futuras edades, cuando la popularidad no sea una afrenta, cuando la mentalidad de las masas se eleve a una altura que hoy seria un imposible refinamiento. Mientras, «Lascas» es un libro dilecto para sabios y para artistas, y la constancia de ese hecho debe significar para el poeta algo mas intenso y valioso que las ovaciones delirantes que antaño estallaban al pie del Rostum en que el arengaba.. ..

Hoy, la multitud, más desorientada que nunca en asuntos de Arte y de Belleza, esta escogiendo extraños ídolos, Los triunfos irrisorios se multiplican. No tenernos ni la disculpa de la Roma de Heliogábalo, que por adorar al obsceno cono de piedra olvido su Olimpo de númenes serenos y rientes. No podemos decaer, porque no hemos culminado. Un torpe afán gestatorio se prolonga en limbos que el optimismo, el afán, la esperanza en el Ideal creyó ver iluminadas por un sol ilusorio. Eso es todo.
Aquí, una frase del ultimo libro de Paul Adam, sobre Hugo: «el mas grande de los poetas franceses, si la palabra poeta no designa muy humildemente el titulo del rimador sentimental, sino la soberanía de un demiurgo volviendo a crear el universo en algunos aspectos suntuosos del total.

Esos poetas, Díaz Mirón entre ellos, deben hoy que frívolas manos tejen la corona de Dante para la cabeza de Falstaf, esos poetas, deben coronarse de silencio….

J. J. T.

PAISAJE

Viejas encinas clavan
Visibles garras
en la riscosa escarpa
de la montaña:
parecen vastas
y desprendidas patas
de inmensas águilas.
……

En planicie lejana
gramosa y glauca,
reses vacunas pastan
y a trechos braman ,
diseminadas
por la gula, y enanas
por la distancia.

EI crepúsculo acaba,
y el cielo guarda
matiz como de gama
de luz en nácar.
La luna salta,
como sangrienta y calva
cabeza humana!

A través de las ramas
sube con pausa:
su ex presi6n es bel laca,
burlona y sabia.

Oh! que sarcástica
la roja, la macabra
testa cortada!

Al cinto la canana
y al hombro el arma,
cruzo con poca Maña
maleza brava,
que me señala
encuentros, con uñadas en las polainas.

La sombra se dilata
parduzca y aurea ,
con transparencias de Ágata
sutil y extraña:
asume trazas
de humareda que apaga
tintas de llamas.

EI ábrego, con ráfaga
fina y helada,
sopla; y una fragancia
mística y agria
cunde ; y en marcha
sigo, con tumefacta
y urgida planta.

Murmullo de plegarias
confusas vaga,
y una tristeza trágica
me llena el alma.
Oh! que sarcástica
la roja, la macabra
testa cortadal

SALVADOR DIAZ MIRON. (Fragmento)
De «Triunfos.»-Para la Revista Moderna.1906

Anuncios

Acerca de tapanco

Un peatón que camina entre metáforas, código, sueños...convencido de que un paso, hace la diferencia al andar. Lo que nos resta de Patria, debemos defenderla! Para dejarle algo de sustancia de ella a nuestros hijos, algo de su esencia que nosotros disfrutamos un día a carcajadas...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s