Lenin y la Democracia

https://i0.wp.com/miralaonline.net/images/lenin.jpg

Podemos derivar la mayor parte de la teoría leninista de la democracia (que no es realmente independiente de la teoría marxista) de dos fuentes principales: El Estado y la Revolución y Dos tácticas de la socialdemocracia en la revolución democrática, los cuales se adhieren estrechamente a Marx y Engels, pero extrapolar ciertos conceptos un poco más sobre la base de nuevas experiencias. Sólo me referiré aquí a la una, a El Estado y la Revolución: Es importante tener en cuenta en primer lugar que Lenin se refiere al estado de ser un producto del antagonismo de clases, y un cuerpo de pie encima de la gente, sobre todo para la represión de clase, en este sentido como Marx lo vio como en contradicción con la democracia.

En la sociedad capitalista, Lenin dice que, si se desarrolla en las condiciones más favorables que vemos una democracia más o menos completa. Pero esta democracia, dice, está siempre rodeado por los estrechos límites fijados por el hecho de la economía capitalista y la explotación, y por lo tanto sigue siendo siempre una democracia para la minoría, es decir, uno sólo para las clases poseedoras, sólo para los ricos. La libertad en la sociedad capitalista es siempre, dice, casi lo mismo que lo fue en las repúblicas griegas antiguas: libertad para los esclavistas. Debido a la explotación, los modernos esclavos asalariados son tan aplastado por la miseria y la pobreza que

“…” No puede ser molestado con la democracia “,” No puedo ser molestado con la política “, en el curso normal y pacífico de los acontecimientos, la mayoría de la población está excluida de la participación en la vida pública y política”.

Lenin sostiene que si miramos más de cerca en el mecanismo de la democracia capitalista, veremos por todas partes, en los pequeños detalles de sufragio, las calificaciones residenciales, la exclusión de las mujeres, etc, en la técnica de las instituciones representativas, en los obstáculos reales al derecho de reunión (edificios públicos no son para los “pobres”, dice!), en la organización capitalista de la prensa diaria, etc, etc, – vemos límites sin fin en la democracia. Estos límites, excepciones, exclusiones, y los obstáculos para los pobres parecen insignificantes, dice, sobre todo en los ojos de alguien que nunca ha conocido a sí mismo quiere y nunca ha estado en estrecho contacto con las clases oprimidas en su vida de masas

“(Y nueve de cada 10, si no 99 sobre 100, publicistas y políticos burgueses entran en esta categoría),. Sino en la suma total de estas restricciones excluyen y exprimir a los pobres de la política, de la participación activa en la democracia”

A partir de esta democracia capitalista no ve ningún desarrollo capaz de seguir adelante directamente y sin problemas hacia una democracia cada vez mayor por incrementos. Desarrollo progresivo de acuerdo con Lenin debe proceder a través de la dictadura del proletariado, y no puede hacer otra cosa, porque la inevitable resistencia de los explotadores capitalistas no se romperá por cualquier otra persona o de cualquier otra manera. Sin embargo, esta dictadura del proletariado no puede resultar más que en una expansión de la democracia entendida como hasta ahora. Simultáneamente con la enorme expansión de la democracia que no obstante alcanzar, y que por primera vez se convierte aquí en la democracia para el pueblo, y no a la “democracia de los bolsas de dinero,” la dictadura del proletariado, dice, impone una serie de restricciones a la libertad de los opresores, de los explotadores, de los capitalistas, para prevenir las explotan. Lenin afirma que los socialistas deben suprimirlas para liberar a la humanidad de la esclavitud asalariada, que su resistencia debe ser aplastado por la fuerza, que todo esto es necesario, se debe a que no puede haber libertad y democracia donde hay represión y donde hay violencia .

En 1847, el Manifiesto Comunista, Marx, Lenin dice: indica las tareas de la revolución, pero no explicó las maneras de lograrlas. La respuesta dada en el Manifiesto Comunista fue que la máquina del Estado iba a ser reemplazado por el proletariado organizado como clase dominante, por el “ganador de la batalla de la democracia” (Marx). Marx, explica, no es una experiencia utópica, se espera real para proporcionar la respuesta a la cuestión de las formas específicas de esta nueva organización asumir.

Él va al quid de la cuestión como dice Marx:

“La pregunta que surge es: ¿qué transformación sufrirá el Estado en la sociedad comunista En otras palabras, ¿qué funciones sociales, subsistirán entonces que son análogas a las actuales funciones del Estado Esta pregunta sólo puede contestarse científicamente, y no obtiene una pulga-hop más cerca del problema por una combinación de mil veces la palabra pueblo con la palabra Estado “.

Tiene que haber una fase especial o una etapa especial de transición del capitalismo al comunismo. La transición de la sociedad capitalista – que se desarrolla hacia el comunismo – a la sociedad comunista es imposible sin un “período de transición política”, y al Estado en este período sólo puede ser la dictadura revolucionaria del proletariado. ¿Cuál es, entonces, se pregunta, es la relación de esta dictadura a la democracia?

La democracia de la Comuna de París fue analizada por Marx como ejemplo el mundo material histórico dado, y Lenin agrega esto a su análisis. El primero se refiere a un cambio hecho a la teoría de Marx se expresa en el Manifiesto Comunista como la necesidad reconocida recientemente por romper la máquina de estados.

En la Comuna, dice, la máquina de estado roto se sustituye por una democracia más completa: supresión es decir, el ejército permanente, todos los funcionarios que serán elegidos y sujetos a recordar, y esto significa un “gigantesco” sustitución de ciertas instituciones por otras instituciones de fundamentalmente diferente tipo. Para Lenin, éste es precisamente el caso de “la cantidad se transforma en calidad”: la democracia, presentado como completo y consecuente que puede concebirse, se convierte aquí desde burguesa en democracia proletaria, del Estado (= una fuerza especial para la represión de una en particular clase) en algo que ya no es el estado correcto. A este respecto, las siguientes medidas de la Comuna, ya se ha subrayado por Marx, son especialmente notables por Lenin: la abolición de todos los gastos de representación, de todos los privilegios pecuniarios de los funcionarios, la reducción de los sueldos de todos los funcionarios del Estado para el nivel de “salario de un obrero”. Es muy interesante observar, dice, que, al hablar de la función de los funcionarios que sean necesarios para la Comuna y la democracia proletaria, Marx les compara con los trabajadores de “cualquier otro patrono”, es decir, de lo común empresa capitalista, con sus “obreros, inspectores y contables”.

Lenin tiene cuidado de distinguir de esta democracia, pero también muestran la conexión con la “democracia primitiva”: dice uno de los “fundadores” del oportunismo moderno, el ex-socialdemócrata E. Bernstein, tenía más de una vez repitió la vulgar burgués burlas en ‘primitivo’ la democracia. Como todos los oportunistas, Lenin dice, y al igual que los kautskianos, en primer lugar, que no entendía que la transición del capitalismo al socialismo es imposible sin un cierto “reversión” a la “primitiva” la democracia, por qué otra manera puede la mayoría, y luego a toda la población sin excepción, se procederá a cumplir las funciones del Estado? Y, en segundo lugar que, la “democracia primitiva”, basado en el capitalismo y la cultura capitalista, no es lo mismo que la democracia primitiva en la prehistoria o pre-capitalistas. Lenin sostiene que Bernstein simplemente no puede concebir la posibilidad de que el centralismo voluntario, de la fusión voluntaria de las comunas proletarias, con el único objetivo de aplastar la dominación burguesa y la máquina del Estado burgués. Como todos los filisteos, dice, Bernstein centralismo imágenes como algo que puede ser impuesto y mantenido únicamente desde arriba, y únicamente por la burocracia y la camarilla militar

Extrapolación de Lenin también contiene la crítica de Marx de la democracia parlamentaria: Se repite: “La Comuna”, escribió Marx, “iba a ser un trabajo, no un parlamentario, el cuerpo, ejecutiva y legislativa al mismo tiempo ….” En vez de decidir una vez en tres o seis años qué miembros de la clase dominante han de representar y aplastar [ver-y zertreten] al pueblo en el parlamento, el sufragio universal habría de servir al pueblo organizado en comunas, como el sufragio individual sirve a los patronos en la búsqueda de los trabajadores , inspectores y contables de su negocio. “Debido a la prevalencia del social-chovinismo y oportunismo, Lenin dice, este notable crítica del parlamentarismo, hecha en 1871, también pertenece ahora a las” palabras olvidadas “del marxismo (bueno, esto parece ser tan cierto hoy como en 2012 se llamaba entonces). Los ministros y parlamentarios profesionales, los “traidores al proletariado” y las “prácticas” socialistas de nuestros días, dice Lenin, han dejado a toda crítica del parlamentarismo a los anarquistas, y , en esta “tierra maravillosamente razonable”, denuncian toda crítica del parlamentarismo como “anarquismo”. Por consiguiente, no podemos imaginar la democracia, la democracia aún proletaria, sin instituciones representativas, pero podemos y debemos imaginar la democracia sin parlamentarismo, si, dice, crítica de la sociedad burguesa no es ser meras palabras para nosotros, si el deseo de derrocar la dominación de la burguesía es nuestro deseo ferviente y sincera, y no un mero grito de “elección” para la captura de votos de los trabajadores.

Según Lenin, la literatura socialdemócrata en relación con el marxismo siempre reemplaza el análisis materialista dialéctico con el eclecticismo, que, dice, es la forma más fácil de engañar a la gente. Eclecticismo da una aparente satisfacción, parece tener en cuenta todos los aspectos del proceso, todas las tendencias del desarrollo, todas las influencias contradictorias, etc, cuando en realidad no proporciona ninguna concepción integral y revolucionaria del proceso del desarrollo social en todos , señalando que este tipo de sustitución no era nada nuevo, sino que se observó incluso en la historia de la filosofía griega clásica. Él es el más insistente en esto en relación con la falsificación del marxismo por el oportunismo en la cuestión de la teoría de Marx y Engels sobre el carácter inevitable de la revolución violenta y que esta revolución se refiere al derrocamiento del estado burgués. Este último no puede, dice, será reemplazado por el Estado proletario (dictadura del proletariado) a través del proceso de “extinción”, sino como una “regla general”, sólo a través de esta revolución violenta (tenga en cuenta que se trata de un general regla, no una exigencia dura y rápida que las revoluciones todas y todos tenemos que seguir un curso necesariamente violento). Al tomar el poder del Estado, el proletariado así ‘suprime el Estado como tal “, estas palabras de Lenin expresa la experiencia de la Comuna de París, de la que Engels habla de “abolir” la revolución proletaria el Estado burgués, mientras él insiste en que sus palabras sobre el estado de extinción se refieren a los restos del Estado proletario después de la revolución socialista. Lenin dice que al hablar del estado de “extinción “o” morir por sí misma “, Engels se refiere sin duda a todo el período posterior a que el estado ha tomado posesión de los medios de producción en nombre de toda la sociedad, es decir, después de la revolución socialista. La forma política del Estado en este momento está considerada la democracia más completa. Engels, Lenin explica, por consiguiente, hablando de democracia “muriendo por sí misma”, o “extinción”, que parece extraño a primera vista, pero es explicable en que la democracia es también un estado y , en consecuencia, también desaparece cuando desaparezca el Estado. Según Lenin revolución solo puede abolir el Estado burgués, mientras que el “Estado en general”, es decir, la democracia más completa, sólo puede “extinguirse”.

Para aclarar esto más adelante Lenin explica cómo “Estado popular libre” fue un eslogan actual entre los socialdemócratas alemanes en los años setenta, y que esta frase estaba desprovisto de todo contenido político, salvo que se describe el concepto de democracia de una manera filisteo pomposo , en tanto que dio a entender de manera jurídicamente admisible en una república democrática, Engels, dice, estaba dispuesto a “justificar” su uso “por un tiempo” desde una posición de agitación. Pero está seguro de que era un eslogan oportunista, ya que ascendió a algo más que embellecer la democracia burguesa, y representaba una falta de comprensión de la crítica socialista del Estado en general. Él dice que nosotros (los socialistas) están a favor de una república democrática como la mejor forma de Estado para la clase obrera bajo el capitalismo, pero no tenemos derecho a olvidar que la esclavitud asalariada es el destino de las personas, incluso en las repúblicas burguesas más democráticas y, además, nos recuerda una vez más que todo Estado es una “fuerza especial” para la represión de la clase oprimida y por lo tanto que cada Estado no es “libre” y no un “Estado popular”. Para Lenin, los demócratas pequeño-burgueses, como los eseristas y los mencheviques en la Rusia entonces, y también a sus hermanos gemelos, como él los llama, los socialchovinistas y oportunistas de Europa Occidental, esperan “más” democrático universal de sufragio que realmente se puede lograr. Lenin les ve como el intercambio y la promulgación de la falsa idea de que el sufragio universal es capaz de revelar la voluntad de la mayoría de los trabajadores y de garantizar su realización. Señala que Engels es explícito al pedir el sufragio universal un instrumento específicamente de la dominación burguesa. El sufragio universal, dice Engels, obviamente teniendo en cuenta la larga experiencia de la socialdemocracia alemana, se

“El índice de la madurez de la clase obrera. No puede y no habrá nada más en el estado actual “.

En una sección sobre un texto tardío de Engels se vuelve a subrayar que, en el argumento usual sobre el estado, el error es producido constantemente, es decir, que está en constante olvidar que la abolición del Estado significa también la abolición de la democracia, y que la extinción del Estado implica la extinción de la democracia.

A primera vista, admite, esto parece incomprensible y, de hecho, una persona puede incluso sospechar de nosotros, dice, de esperar la llegada de un sistema social en el que incluso el principio de la subordinación de la minoría a la mayoría, no se observará – para la democracia significa el reconocimiento de este principio. Pero no, la democracia no es idéntica a la subordinación de la minoría a la mayoría. Democracia, explica, es un Estado que reconoce la subordinación de la minoría a la mayoría, es decir, es una organización para el uso sistemático de la fuerza por parte de una clase contra otra, por un sector de la población contra otra. Pero aunque nos planteamos el objetivo final de abolir el estado, dice, es decir, la abolición de toda violencia organizada y sistemática contra las personas en general, no esperamos el advenimiento de un sistema social en el que el principio de la subordinación de la minoría a la mayoría no se observó. Sin embargo, en la lucha por el socialismo, estamos convencidos, sostiene, que se desarrollará en el comunismo y, por tanto, que la necesidad de la violencia contra las personas en general, y de un sector de la población sobre otra, desaparecerán ya que la gente se acostumbre para observar las condiciones elementales de la vida social, sin subordinación y así, sin violencia. En lo que creo que es un uso muy interesante de términos, se refiere a Engels diciendo que el fin de enfatizar este elemento del hábito, Engels habla de una nueva generación “, educada en condiciones sociales nuevas y libres”, que se “podrá descartar la madera entera del estado “- de cualquier Estado, incluido el Estado democrático-republicano.

Debemos notar, de paso, por supuesto, que estos comentarios no pueden tener en cuenta la enorme oposición a este proceso de habitude que han entrado en vigor y que se han desarrollado desde que estas palabras, que se indican antes de la Segunda Guerra Mundial, y que voy a comentar sobre más tarde. Sin embargo, Lenin dice:

“Está claro que no puede haber ninguna duda de que especifica el momento del futuro” extinción “, el. Tanto más cuanto que, obviamente, será un proceso largo”

Pero a Lenin ya no es un Estado en el sentido propio de la palabra, para la represión de la minoría de explotadores por la mayoría de los esclavos asalariados es, según él, relativamente fácil, es una tarea sencilla y natural, que supondrá “derramamiento de sangre mucho menos” que la supresión de los levantamientos de esclavos, siervos o asalariados-trabajadores, y él piensa que va a costar mucho menos la humanidad, sobre todo porque es compatible con la extensión de la democracia a una mayoría tan grande de la población que el la necesidad de un aparato especial de represión comenzará a, en sus palabras, desaparecen. Él no prevé la máquina de estados altamente compleja que la burguesía utiliza como necesarias para llevar a cabo esta tarea: para la gente, dice, puede reprimir a los explotadores, incluso con una muy simple “máquina”, casi sin un aparato especial, por la sencilla organización de las masas armadas (como los Soviets de diputados obreros y soldados de Diputados).

Es aquí donde me parece (que mantiene las cosas en proporción) Lenin está siendo un poco ingenuo en términos de comprender el papel del arte y medios de comunicación (lo que podríamos llamar también desde Adorno del complejo industrial-medios de comunicación), y por sobre todo nuestro tiempo y con nuestro conocimiento de los acontecimientos mundiales desde entonces. Podemos ver cómo lo que Lenin presupone podría ser posible si una sola nación se les permitió permanecer en paz a luchar sus batallas internas, sino con el capitalismo globalizado y el imperialismo rampante, y aplicando la teoría de Lenin sobre el imperialismo, parece poco probable que esta etapa de “extinción” podría incluso comenzar hoy en cualquier lugar de la Tierra, o que una máquina especial para la represión estatal no sería necesaria en el socialismo para evitar que el procedimiento inverso. En otras palabras, esta no es una tarea fácil, y ciertamente imposible sólo con un ejército, no entrenado y educado en los caminos del cuarto poder, los medios de comunicación. Lo que falta aquí es, pues, una teoría de los medios de comunicación (de la mediación entre la base y la superestructura), que se basa en una teoría materialista de la estética. He argumentado que esto existe en Marx, pero es, de una manera de hablar, inactivo y no se ha llevado a cabo correctamente. He presentado lo que creo que es la teoría de este nivel estético en la “Estética y alienación” mi libro. Lo que creo que he hecho es proporcionar una base materialista en el que se puede basar una teoría propiamente marxista del arte, historia del arte y el diseño. Pero es más que esto, o al menos poniendo por lo que simplemente pueden ser engañosos en cuanto a los efectos de esto. Hacer tal cosa es sugerir un gran avance científico, un “scientificization ‘de la estética y el arte (como una subcategoría). Tener un cambio en este campo significa que tenga que volver a mirar a todas las ciencias vecinas para ver cómo se ven afectados, ya que estos no serán triviales afecta.

Para resumir, y presentar una consecuencia importante de esto de una manera descriptiva (por el momento) me permito sugerir que el fenómeno del estalinismo, aparte de los efectos de la agresión externa contra el socialismo soviético (que no se puede enfatizar lo suficiente), también fue resultado de este concepto leninista (o falta de ella), probablemente tomado demasiado en serio y hasta su extremo. El resultado más evidente es la tendencia a un exceso de confianza en el sistema penal de exilio y las colonias del campo, es decir, el Gulag como métodos de castigo y la rehabilitación de los desviados de la ideología socialista dominante. Sería inevitable que, sin experiencia en el nivel estético de la práctica, esto se convertiría en la respuesta “práctico-pragmático”, pero superficial al problema de la consolidación de la base y la superestructura. De esta manera, el estalinismo habría tendido a caracterizar toda la sociedad, especialmente a medida que continuó después de la guerra, que había dado la justificación. Tal estalinismo también tuvo el efecto de generar su socialista “opuesto”, el trotskismo, el tipo de doppelganger error inverso, pero en partes iguales. No tengo ninguna duda a causa de la importancia de estos errores en la práctica este cuestión del arte es el más importante para resolver la actual política de izquierda radical.

Gary Tedman

Anuncios

Acerca de tapanco

Un peatón que camina entre metáforas, código, sueños...convencido de que un paso, hace la diferencia al andar. Lo que nos resta de Patria, debemos defenderla! Para dejarle algo de sustancia de ella a nuestros hijos, algo de su esencia que nosotros disfrutamos un día a carcajadas...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s