Halliburton: de Irak, a la gerencia de Pemex…

… Grupo de funcionarios del aparato empresarial y de seguridad nacional de la presidencia imperial encabezados por el presidente George W. Bush, el vicepresidente Cheney, exCEO de Halliburton, el secretario de Defensa Rumsfeld, y Paul Wolfowitz, hasta hace poco su segundo en el Pentágono y hoy flamante presidente del Banco Mundial.

Halliburton es una empresa que se dedica, entre otras actividades, a dar servicio a la infraestructura petrolera localizada en virtualmente todos los rincones del mundo, y no siempre opera de manera transparente. Su influencia y operaciones incluyen a la empresa estatal mexicana Pemex, donde desde el arribo de Fox a la presidencia ha ido desplazando a las unidades gerenciales y operativas de Pemex, ocupando su lugar y, de paso, desplazando a obreros y técnicos mexicanos. Halliburton, tan bien colocada que está en la Casa Blanca y en Los Pinos, goza de cuantiosos contratos en Pemex, estimados en poco más de 1.22 millardos. Sus operaciones abarcan  el mundo, incluyendo el Medio Oriente, donde es la principal contratista y beneficiaria de la operación militar perpetrada por Bush-Cheney en Irak.

Naturalmente, su cúpula administradora conoce de primera mano el estado de pozos y campos petroleros clave y en el más estricto nivel técnico. Halliburton conoce mejor el estado de los pozos mexicanos que la misma dirección de Pemex o Los Pinos. Después de todo, realiza los servicios integrales de barrenas y perforación vertical y/o direccional en los pozos de la Cuenca de Burgos, colindante con EE . UU .; el servicio integral de cementaciones de tubería de revestimiento en pozos de la región norte de México; el servicio de todos los aparejos de producción en los pozos de la región sur, del proyecto Delta del Grijalva; de la limpieza y bombeo diverso para los pozos activos en la región sur; las operaciones de registros geofísicos en pozos; el servicio integral de barrenas de perforación vertical y direccional en pozos de la región norte, los pedidos internacionales de adquisición de bienes, el servicio de obtención y procesamiento de registros geofísicos, operaciones con explosivos, operaciones especiales y pruebas de formación y producción en los pozos petroleros mexicanos del proyecto Delta del Grijalva, etcétera. Estas actividades, realizadas gracias a la decisión gubernamental mexicana de desmantelar a Pemex, sustituyéndola por un conjunto de empresas extranjeras encabezadas por Halliburton, ofrece adicionalmente la mejor y más delicada información sobre el estado de la reserva mexicana, continental y en aguas profundas, a la administración de seguridad nacional de EE . UU ., por la vía de Halliburton, la empresa líder de los contratos del Pentágono en Irak. Si esto es cierto en México, más lo es en el Medio Oriente.

De aquí que no sorprende que Cheney se comportara en la Casa Blanca como el mejor informado de los cabilderos de la plana mayor de la industria del gas y del petróleo y encabezara el equipo que preparó el diseño energético de Bush, cuyo documento central se ha mantenido, contra viento y marea, en el más absoluto secreto, aunque ya se sabe que en su diseño participaron las principales petroleras de EE . UU .

Testigos de privilegio en el Consejo de Seguridad Nacional y luego en el gabinete de guerra, indican que Cheney impulsó, desde enero de 2001, junto con Rumsfeld y Wolfowitz, la primera guerra del periodo del peak oil, por medio del trágico ataque y ocupación de Irak. Durante los primeros días como vicepresidente, Cheney encabezó sesiones secretas, asesoradas por el cuerpo de inteligencia militar del Pentágono, dedicadas a la identificación de los campos petroleros gigantes en Irak y de las empresas petroleras y contratistas que participarían en lo que se vislumbraba, ocho meses antes de los ataques contra Nueva York y Washington (11 de septiembre de 2001), como un caudaloso negocio de reconstrucción.

Los informes técnicos sobre el peak oil, además de impactar profundamente a la plana mayor de la industria del gas y del petróleo, lo hicieron con la cúpula gubernamental. En 1995, cuando Cheney estaba a cargo de Halliburton, se distribuyó un estudio realizado por Petro Consultants Ltd., una de las más importantes y prestigiosas consultoras de la industria (cada ejemplar vendido a 32 mil dólares, precio unitario que es el equivalente, en el mundo empresarial, de la clasificación top secret de aparato de seguridad nacional), impreso bajo el título de World Oil Suply: 1930-2050, en el que se contemplaba que la producción del petróleo llegaría pronto a su cima y de ahí en adelante observaría una pronunciada declinación. Aun con todas las restricciones de mercado a su circulación, el estudio causó conmoción en la plana mayor del lobby petrolero y la reacción no se hizo esperar: proliferaron las fusiones corporativas, recortes de personal y congelamiento de programas de expansión y perforación, en una decadente inversión en refinerías y en la falta de renovación de la flota de tanqueros.

Algo similar parece ocurrir en el área de la distribución de derivados del petróleo: según un informe de World Oil, Chevron-Texaco contemplaba vender 550 gasolineras en EE.UU., 900 en Asia y África, así como operaciones de refinería y venta en Europa, América del Sur, Australia y el Medio Oriente. También dejaría a un lado actividades de exploración y producción en América del Norte, el Mar del Norte y Papúa. Existen otros síntomas como la racha de fusiones que se aceleró entre 1998 y 2004: en diciembre de 1998 se dio la fusión de British Petroleum y Amoco; en abril de 1999, BP-Amoco y Arco acuerdan fusionarse; en diciembre de 1999, Exxon y Mobil se fusionan; en octubre de 2000, Chevron y Texaco; en noviembre de 2001, Phillips Petroleum y Conoco acuerdan fusionarse; en septiembre de 2002, Shell compra Pennzoil-Quaker State; en febrero de 2003, Frontier Oil y Holly acuerdan fusionarse; en marzo de 2004, Marathon compra 40 por ciento de Ashland Corporation; y en abril de 2004, Wesport Resources compra Kerr-McGee. Ya en julio de 2004, según The Guardian, se rumoraba sobre la madre de todas las fusiones, entre BP-Amoco y Shell…

Información recabada por el analista Israel Rodríguez indica que, aun bajo estas legales y constitucionales, Pemex, además de la magna operación con Halliburton, adjudicó el primero de noviembre de 2004 un contrato multianual a la empresa francoestadounidense Shlumberger, para la perforación de 350 nuevos pozos en la Cuenca de Burgos, localizada entre Tamaulipas, Coahuila y Nuevo León. El acuerdo tendrá vigencia hasta el 15 de julio de 2007 y es de los más cuantiosos. Pero estos ejemplos no son más que la punta del témpano del proceso de “desmantelamiento hormiga” que forma parte central de la agenda neoliberal para el complejo petroeléctrico mexicano, es decir, Pemex-Comisión Federal de Electricidad y Compañía de Luz y Fuerza del Centro, cuyos parámetros centrales han sido delineados por el Banco Mundial y cuya infraestructura ahora estaría bajo la vigilancia tripartita del tiburón y las dos sardinitas vecinas.

…  La agenda de Fox, que es la del Banco Mundial, incluye de manera prominente los contratos de servicios múltiples (CSM ), especial aunque no exclusivamente en torno a la explotación del gas no asociado de la Cuenca de Burgos que fue dividida –y está siendo subastada–, en siete bloques: Repsol-YPF se encarga del bloque Reynosa-Monterrey; a Teikoku Oil de Japón y Grupo Diavaz de México se les asignaron Cuervito y Fronterizo; Tecpetrol, domiciliada en Argentina, junto a Industrial Perforadora de Campeche, ganó el contrato para la Misión. Diligente que es en la compra-venta de México, Fox inauguró 2004 otorgándole al grupo Lewis Energy de Texas, el CSM para Olmos el 9 de febrero. En medio del aplauso de la Casa Blanca y de la censura del Senado mexicano, su racha antinacional continuó impertérrita. El 10 de noviembre le asignó el CSM de Pandera-Anáhuac a Industrial Perforadora de Campeche y Compañía de Desarrollo de Servicios Petroleros.

.. Petróleo y seguridad

John Saxe-Fernández

Anuncios

Acerca de tapanco

Un peatón que camina entre metáforas, código, sueños...convencido de que un paso, hace la diferencia al andar. Lo que nos resta de Patria, debemos defenderla! Para dejarle algo de sustancia de ella a nuestros hijos, algo de su esencia que nosotros disfrutamos un día a carcajadas...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s