ULISES Y CIRCE: Cuando las sirenas nos convierten en cerdos… :)

Al cabo de algún tiempo de navegar sin rumbo, llegaron a la isla Eea, habitada por Circe, la maga de las trenzas doradas. El barco entro en el puerto y después de dos días de descanso en la playa, Ulises lleno de ánimo, dividió a su gente en dos grupos y tomo el mando de uno de ellos. Su cuñado Euriloco capitaneaba el otro. Echaron suertes para ver cuál de los dos debía explorar la isla, y el azar señaló a Euriloco que emprendió la marcha con veintidós hombres. En lo más espeso del bosque Euriloco hallo el palacio de Circe. Ante la puerta vieron una gran plaza por la que corrían lobos y leones mansos.

Los hombres permanecían llenos de temor ante el espectáculo de las fieras cuando oyeron una voz armoniosa cantando con tal dulzura que los sumió en arrobamiento. Era Circe que abrió la puerta de su palacio y mostrando su espléndida belleza, los invito a entrar. Obedecieron todos, menos Euriloco que temió ser víctima de una traición. Circe condujo a los guerreros al interior de su palacio. Allí les ofreció queso, harina aromática, dulce miel y rico vino. En todo ello mezclo drogas nocivas que los hicieron perder la memoria. Al verlos en tal estado, Circe los convirtió en cerdos y los encerró en una pocilga. Euriloco espero a sus compañeros largo rato y agobiado por tristes pensamientos regreso a la nave. Cuando Ulises se enteró de que sus hombres habían entrado al palacio, pero no habían salido, sin ninguna compañía y entre las lágrimas de sus compañeros, marcho a través de los bosques en dirección del palacio encantado.

Al hallarse cerca de él, un hermoso joven que llevaba una varita dorada salió a su encuentro. Era Mercurio, el mensajero de los dioses. Tomando a Ulises de la mano, le conto lo que Circe había hecho con sus hombres y le advirtió que trataría de hacer lo mismo con él.

–        Pero quiero salvarte- continúo Mercurio- e impedir que Circe te haga daño alguno. Le dio entonces una extraña planta y le explico que si la llevaba consigo Circe no le haría ningún mal. – Cuando Circe te quiera tocar – agrego- saca tu espada y lánzate sobre ella como si intentaras matarla. Ella retrocederá llena de miedo, y desde entonces te tratara bondadosamente.

Mercurio se marchó y Ulises prosiguió su camino hacia el palacio, a cuya puerta llamo con fuerza. Se abrió de par en par y apareció la maligna Circe. Graciosamente condujo al extranjero hasta el interior de su palacio y le presento una copa llena de vino con el que previamente había mezclado algunas drogas.

Cuando Ulises lo hubo bebido, ella le dio un golpecito con su varita mágica, pero Ulises contesto como Mercurio se lo había recomendado. Circe dando un agudo grito se arrodillo abrazándose a las piernas de Ulises y diciendo: – Solo existe un hombre que pueda resistir el poder de las drogas que has bebido – exclamo- Sin duda eres Ulises. Envaina tu espada y seamos amigos.

–        Como quieres que sea tu amigo, cuando con tus malas artes has transformado en cerdos a mis compañeros? – dijo Ulises. Circe entonces fue hacia la pocilga en que estaban encerrados los compañeros de Ulises y a medida que su varita mágica iba tocando a los cerdos, desaparecía su cuerpo de porcino y recobraba el humano que les era propio.

Durante un año Ulises y sus hombres permanecieron en aquel palacio, pero cuando volvieron los largos días del verano, los tripulantes expresaron su deseo de regresar a la patria. Aquella noche Ulises se despidió de la maga. Cuando la aurora dorada las copas de los árboles de la isla encantaba Ulises y sus hombres se embarcaron, y pronto, ayudados por un viejo propicio que envió la maga, se dirigieron hacia Ítaca.

Homero

Anuncios

Acerca de tapanco

Un peatón que camina entre metáforas, código, sueños...convencido de que un paso, hace la diferencia al andar. Lo que nos resta de Patria, debemos defenderla! Para dejarle algo de sustancia de ella a nuestros hijos, algo de su esencia que nosotros disfrutamos un día a carcajadas...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ULISES Y CIRCE: Cuando las sirenas nos convierten en cerdos… :)

  1. chii dijo:

    a quien le cuenta todas sus aventuras odiseo???
    ayudenme por favor =) =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s