Gregorio Jiménez: como si sus muertes las hiciera alguien y se las quisiera cargar al crimen organizado, sólo para despistar…

Las ejecuciones están de regreso

Con la mala noticia de que la violencia ya volvió. Desaparece la gente, se alarman todos y luego el desenlace fatal: cuerpos inertes, torturados y mutilados. Es la violencia del Veracruz que nunca imaginamos que habríamos de tener.

En las últimas semanas, el sur de Veracruz, Agua Dulce y Las Choapas, se suma al registro de casos sangrientos, de muertes que sacuden a la sociedad por la saña con que se le arranca la vida a un ser humano y al contexto en que ocurren estos hechos.

Permítome ser cronológico. El 17 de octubre aparecieron dos cuerpos en sendas fosas clandestinas. Estaban en un rancho en Agua Dulce. Los dos presentaban huellas de tortura. Se les mutiló. A uno le hallaron la cabeza pero al otro no.

Al día siguiente se sabría que uno era albañil y el otro dirigente de albañiles. Éste era Adolfo Sastré, un personaje polémico, de no muy buena fama pero que tuvo una muerte espantosa. Sastré presidía el Frente Auténtico de Trabajadores del Estado de Veracruz en Agua Dulce y a menudo tenia disputas con otros sindicatos de obreros y albañiles. Lo acusaban y los acusaba de ser violentos.

A mediados de octubre, la comunidad 5 de Mayo, en Las Choapas, se vio sacudida por un levantón. Un joven, de 14 años, que esperaba el autobús para trasladarse al Telebachillerato en Malpasito, fue atacado por un grupo armado y se lo llevó. Entraron en comunicación con su familia, pidieron rescate, pero ya no supo si hubo arreglo o no.

El otro hecho violento sucedió el jueves 31 de octubre. Otro joven campesino, Martín Notario Aguilar, de 25 años, fue sacado de su hogar por un comando. Ahí, frente a su esposa, fue golpeado y a ella la amenazaron con matarla si intentaba evitar el levantón.

Este viernes 1, la muerte se hizo presente en Agua Dulce. En el taxi 135, hallado entre la maleza, a la entrada de un rancho, a la altura del kilómetro 21 de la carretera Coatzacoalcos-Villahermosa, ocurrió un hallazgo macabro. Los trabajadores del rancho pudieron ver que bajo la cajuela escurría sangre. Se acercaron. Vieron en su interior un cuerpo, decapitado. Dieron parte a la policía.

La policía llegó. Revisó el auto de alquiler y halló otro cuerpo. También le había sido cercenada la cabeza. A uno lo identificaron como Juan Felipe Nájera Sánchez, el conductor del taxi. Ambos presentaban huellas de tortura.

Ese día se corrió la versión de que el otro cuerpo era de un maestro. Al día siguiente todo se confirmó. Era el profesor Irving Alor Santander, de la escuela Leona Vicario, ubicada en la congregación de Tonalá, quien había participado en la toma de la caseta de peaje del puente Coatzacoalcos I. Era integrante del movimiento magisterial y eso comenzó a provocar un escándalo.

El mismo sábado, pero en la zona limítrofe de Las Choapas y Tabasco, apareció el cuerpo de un campesino en el río El Pedregal. Tenía atadas las manos y los pies. Lo habían encostalado y lo arrojaron al río, con la evidente intención de que nadie lo hallara. Sólo que cuando comenzó a inflamarse, flotó.

Este lunes 4 apareció el cuerpo de quien se presume es el maestro Álvaro Morales Silva, también del Movimiento Magisterial Popular Veracruzano, que se opone a la reforma educativa. Lo hallaron a la altura del kilómetro 24 de carretera Coatza-Villa y presentaba huellas de tortura, y también estaba decapitado.

Su esposa dice que desapareció el 31 de octubre, que le llamó para comentarle que estaba en un bar de la colonia Cuatro Caminos, en Agua Dulce, con su amigo, el profesor Irving Alor Santander, cuyo cadáver apareció en el taxi 135, mutilado, con la cabeza entre las piernas.

Algo está ocurriendo. La violencia ha vuelto. O quizá nunca se fue. Las ejecuciones están presentes, pero ahora contra obreros, campesinos y maestros, como si sus muertes las hiciera alguien y se las quisiera cargar al crimen organizado, sólo para despistar.

Pero como sea, es violencia, son ejecutados, es muerte y es el nivel de inseguridad que sigue dominando a Veracruz.

(Comentarios y tips a:losgobernados@gmail.com)

Notas complementarias: Astillero

…En esa nota, titulada “Se lo ‘tragó’ la tierra”, se menciona que Ruiz Guillén fue secuestrado mientras participaba en una asamblea en casa “del líder sindical Leonardo Mendoza, alias El chaquira”, luego de que con un numeroso grupo de choque habían participado en un evento, armados con palos a la entrada de la Laguna de Pajaritos, donde al parecer se encontraba una manifestación de camioneros. A la casa del líder sindical Mendoza llegaron hombres armados que intentaron plagiar a tres de ellos, entre los que figuran Leonardo y Ernesto, pero el primero alcanzó a fugarse y el segundo recibió dos disparos de arma de fuego en las piernas, luego de lo cual fue levantado por sujetos que se lo llevaron con rumbo desconocido y hasta la fecha no se sabe nada de él. La nota, redactada 48 horas después, aseguraba que no había ninguna denuncia ante una agencia del Ministerio Público por esos hechos.

Un día antes del secuestro de Ruiz Guillén, el propio Jiménez de la Cruz es citado como fuente de una nota en la que se menciona que agrupaciones de diferentes sindicatos se manifestaron el día de ayer a la entrada a la Laguna de Pajaritos, pues aseguran que dos empresas que fungen como contratistas no les están pagando lo justo por los fletes realizados, además de negarles la participación en los acarreos de esta laguna a Nanchital y de Nanchital a Etileno XXI. Las empresas son DHL, la cual es la encargada de contratar a los camioneros y subcontrató a otra empresa denominada ICSI, y según el líder cetemista Ramón Ortiz Cisneros, no son mexicanas, pues son de norteamericanos así como franceses, y con estas acciones están afectando a más 600 trabajadores del volante, a los que pagan 40 por ciento de lo que esas empresas cobran sólo como intermediarias (http://bit.ly/1dIIVOo ).

Las denuncias sobre los peligros redoblados en la región fueron hechas con oportunidad. El 21 de enero, La Jornada Veracruz publicó una nota titulada Embate crimen organizado a petroleros, bajo la firma de Sayda Chiñas, en la que el líder moral de la sección 11 del sindicato petrolero, con sede en Nanchital, denunció secuestros de dirigentes, entre otros, el de Ruiz Guillén, El cometierra. El 5 de noviembre del año pasado, la columna Los gobernados, firmada por Juan Ciudadano y publicada en el diario Presencia (el cual recibió amenazas por su cobertura del pasado proceso electoral local (http://bit.ly/1hcZz0O ), señaló que en las últimas semanas, el sur de Veracruz, Agua Dulce y Las Choapas, se suma al registro de casos sangrientos, de muertes que sacuden a la sociedad por la saña con que se le arranca la vida a un ser humano y al contexto en que ocurren estos hechos.

En http://bit.ly/1esn3qM puede leerse el resumen de esos hechos sangrientos. Llama la atención que en el caso de dos de esos asesinados uno de ellos fuera Adolfo Sastré, un personaje polémico, de no muy buena fama pero que tuvo una muerte espantosa. Sastré presidía el Frente Auténtico de Trabajadores del Estado de Veracruz en Agua Dulce y a menudo tenía disputas con otros sindicatos de obreros y albañiles. El polémico dirigente llevó el mismo apellido que como segundo tiene un par de tabasqueños encumbrados en la actual administración federal, pero sin que haya referencia de que sean parientes. El cuerpo de Gregorio Jiménez fue encontrado, según algunas notas veracruzanas, “en un rancho propiedad de la familia ‘Sastre’” (http://bit.ly/1jyp6BK ). Otros dos asesinados eran profesores opositores a la reforma educativa. Por ello, al final de la columna, Juan Ciudadano señala: “Algo está ocurriendo. La violencia ha vuelto. O quizá nunca se fue. Las ejecuciones están presentes, pero ahora contra obreros, campesinos y maestros, como si sus muertes las hiciera alguien y se las quisiera cargar al crimen organizado, sólo para despistar. Pero como sea, es violencia, son ejecutados, es muerte y es el nivel de inseguridad que sigue dominando a Veracruz”. De esa alerta periodística han pasado más de tres meses….

Twitter: @julioastillero

Anuncios

Acerca de tapanco

Un peatón que camina entre metáforas, código, sueños...convencido de que un paso, hace la diferencia al andar. Lo que nos resta de Patria, debemos defenderla! Para dejarle algo de sustancia de ella a nuestros hijos, algo de su esencia que nosotros disfrutamos un día a carcajadas...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s